The Patitas en el Mundo

Sudando sueños


Deja un comentario

El chico del bus

Nos preparamos ese día para lo que significa cambiar de país, es decir, cruzar la frontera, la lagrimilla de dejar otro país, la excitación de entrar en uno nuevo y en definitiva un largo día.

En el primer autobús que tomamos a las 7:00 am, a mi derecha dormía como un bendito un chico bastante joven con unas discretas mechas rubias, nada común en un hombre en estos lares, a lo que yo pensé “pa mi” – este tío es gay. Y aquí se quedó la cosa.

Cuatro horas más tarde ya estábamos del otro lado de la frontera y de camino a un nuevo transporte para llegar a nuestro objetivo del día.

Cual fue mi sorpresa al ver entrar al bendito dormilón a nuestro autobús, y sentándose de nuevo a mi derecha. En ese momento no me pude reprimir y tras el pertinente codazo a Marta le siguió un – Este chico es el chico del bus anterior y yo creo que es gay – ¿Por qué tendemos a señalar a los de nuestro gremio?

En el tiempo transcurrido después, buscaba en mi cabeza cómo entablar conversación y notaba que él también nos había reconocido y algo le rondaba igual que a mí. Finalmente en una parada de esas en las que el bus al completo se tira en plancha al baño y a saquear la tienda de chucherías, entré a saco: -¿Tu ibas en el bus de Quito a Tulcán verdad?- a lo que le siguieron las preguntas de rigor, de dónde vienes, a dónde vas, vaya horada llevas de bus…hasta que llegó mi helado de chocolate que captó toda mi atención y abandoné cualquier otra ocupación. El chico del bus tenía ganas de hablar y nosotras también, por lo que solo bastó otra parada, esta vez para cenar, para contarnos la vida en unos minutos.

Nuestro protagonista llevaba casi dos días de viaje atravesando Ecuador, donde vive ahora, hasta llegar a Colombia, su país de origen. Volvía a casa después de dos años para estar con su familia una temporada. En menos de cinco frases ya estaba informado de que somos matrimonio, a lo que respondió -¿En España se pueden casar? Yo me quiero ir allí, ¡Me quiero casar! – ¡toma! Es gay. Mi gay radar sigue intacto.

Con solo 18 años se había ido a otro país a trabajar sin conocer a nadie. Ahora vivía con su novio, y ante la pregunta de, qué tal con tu familia, si respetaban su decisión y conocían su situación actual, respondió que todo bien exceptuando la relación con su padre, al que catalogó de medio idiota y estúpido.

Cuando contaba con 16 años, salía de fiesta con su chico de entonces y mostraban su relación sin ningún pudor, respondía a todos aquellos que se atrevían a meterse con él y en definitiva vivía su sexualidad con orgullo. Pero al llegar a Ecuador e instalarse en un barrio donde la gente habla demasiado, decidió ser más discrero para evitarse malos ratos. Lo contaba como si la madurez (estamos hablando de un chico de 20 años) le hubiese hecho abandonar la irreverencia y valentía de la niñez que tan buena es para no olvidar quienes somos. O ¿acaso no somos nosotros los que hacemos que la homosexualidad no se vea como algo normal, lo que es, en muchos sitios por el hecho de no exteriorizar nuestros sentimientos en público?

Nos centramos en nuestro viaje y de donde somos. -Barcelona te encantaría, si vas a España no te la puedes perder.- Sí, tengo un amigo por allá y me está presionando para que vaya allí con él a trabajar en la prostitución. Dice que se gana mucha plata-. Intentamos relativizar la frase que acabábamos de escuchar, si eso es posible, y quitarle la idea de la cabeza. Le explicamos las mafias que se lucran de chicos jóvenes y bien parecidos como él y lo sórdido de ese mundo.

-En Francia tengo un amigo que ya es mujer, se ha operado todo y también trabaja de eso…quiere que me opere y vaya para allá. Yo me quiero morir con este cuerpo, me gusta como soy. Y no penséis que no he roto un plato, yo también tengo mis cosas con maduros. Me llaman por teléfono, voy, hago lo que tengo que hacer, me pagan y me vuelvo a mi casa. Algunos son heteros con familia y todo y nadie sabe que van conmigo, pero hay otro que es gay y su mujer lo sabe. Duerme con ella pero nada de nada, mantiene a la familia como marido pero ellos son amigos y la mujer lo acepta.-

Nuestro estupor crecía con cada palabra. Escuchábamos su monólogo de tono totalmente inocente y despreocupado como el que habla del tiempo, sin darle la importancia que requiere el hecho de prostituirse.

Sin buscarlo el chico del bus nos había proporcionado un debate que es más cercano de lo que pensamos, hombres maduros casados que son incapaces de asumir su sexualidad y que promueven uno de los mercados más desagradables que existen. La presión social en latinoamerica, el peso de la iglesia, el machismo y otros aspectos, hacen que situaciones como la narrada sean más comunes de lo que nos podemos llegar a imaginar.

Sin querer nos llegó la historia del chico del bus, y así os la trasladamos sin florituras ni aderezos.

———————————-

¿TE HA GUSTADO? PUES HAZLO VOLAR :)


Deja un comentario

Soltando lastre

He dejado de ponerle nombre a los días. Ya no busco mi reflejo en los escaparates. No tengo una ropa diferente que se llame “pijama”. Lavarse la cara se ha convertido en un placer, no en una obligación. Observo la vida desde fuera y desde dentro. He inflado mi paciencia. Sonrío y converso con la gente que me encuentro. Vivo con el sol. Estoy aprendiendo a hacer nada.

Resumiendo, me estoy empezando a dejar barba.


3 comentarios

Buscando un paraíso económico

¿Qué haces cuando llevas viajando una temporada por países super económicos y de repente llegas a uno con precios desorbitados?

Te cagas en todo. ¿Y después? buscas todas las alternativas posibles para que no se te dispare el presupuesto.

La intención de pasar por Belize era visitar los cayos, islas en el caribe de esas de catálogo que no hacen más que ponerte los dientes largos, porque son caras de cojones. Tras sondear el ciber espacio dimos con Cycling el mundo una pareja españo/australiana que se están pegando un buen viaje en bici (envidiaca!!)

En su web cuentan que estuvieron en la isla de Glovers, la más barata de todo Belize, y más si acampas.

Nuestra tiendita "Can Sorra" cuanta felicidad nos da.

Nuestra tiendita “Can Sorra” cuanta felicidad nos da.

Total, que por 99 dólares americanos cada una, estuvimos una semana en una mini isla en el caribe rodeada de una especie de laguna, aunque fuese mar, en la que puedes hacer snorkel y bañarte con mantas rayas, peces de colores, langostas, tiburones, coral gigante….

La realidad de esta foto es que nos intentábamos poner juntas para una foto submarina...cosa que fue imposible, pero da el pego.

La realidad de esta foto es que nos intentábamos poner juntas para una foto submarina…cosa que fue imposible, pero da el pego.

Buah!!! espectacular!!!

No hay mucho que hacer en el paraíso chic@s, más que comer, dormir, leer en una hamaca, perder la mirada en el horizonte sentada en una cabaña sobre el mar mientras pasan por debajo toda la fauna marina con la que has buceado antes…una semana para olvidarte de todo.

¿Mundo? ¿Qué mundo?

¿Mundo? ¿Qué mundo?

Tardes de reflexión

Tardes de reflexión

Cargamos con dos cajas de comida para cocinar en la rústica cocina y ahorrarnos el comer allí, porque todas las actividades (buceo, pescar, ordenar comida…) son muy caras. No disponen de electricidad, los baños son secos y tampoco hay ¡INTERNET! bueno sí, pero muy cara la hora…

Esta rusticidad hace aflorar tu Robinson Crusoe más interno y realmente hace sentirte libre y en comunión con el entorno, aunque no nos habría venido mal un lugar para estar durante el día sin goteras en el techo como puños, cuando nos cayó encima una tormenta tropical de noticia yahoo.

Pasamos la noche metidas en nuestra tienda de campaña, esperando el momento en el que oiríamos el helicóptero de rescate para evacuarnos de la isla, pero nunca llegó. ¡Gran inversión nuestra querida tienda! os la tenemos que presentar en algún video…

¿Lo mejor? estar casi solas. sólo había tres personas más en la isla aparte de los dueños.

Glovers!

Glovers!

Como todo, el paraíso tiene un precio.

Salíamos temprano con la barca  que nos llevaría hasta allí desde la guest house del mismo lugar en Sitee River, así que lo suyo es que hagas noche allí el día de antes. Nosotras, inocentes, llegamos para hacer dos noches. Fue una pesadilla. El peor lugar donde hemos estado en estos 9 meses de viaje. Sucio, pasaban de nosotras los dueños, no hay nada cerca, y cuando digo nada es ni una puta tienda para comprar comida. Mucho calor, humedad y animalitos que te comen viva a modo de picaduras. ¡Mis piernas se llevaron la peor parte! parecía que tenía el sarampión.

El día de salida nos demoramos dos horas en salir de ese agujero. El camino fueron otras dos horas en las que tuvimos que parar en otra isla de camino por una tormenta, ya sabéis, tropical. Y durante la última parte del camino en la barcaza era como si hubiese alguien tirándonos cubos de agua del mar a cada momento.

En el camino de vuelta viajábamos en un pedazo de catamarán como señoras pero tuvimos que volver a la isla por problemas técnicos…gggrrrrr…

Felices en el catamarán de vuelta...qué poco duró!

Felices en el catamarán de vuelta…qué poco duró!

¿y sabéis por qué barco lo cambiamos? por la barcaza de las narices.

Omitiendo estos detallitos…fue una semana para repetir.

Me quedo con momentos como, tu vecino trayéndote dos langostas que había cazado para que te las cenes, o salir a hacer snorkel y pescar con arpón con él y ver cómo sale del agua detrás tuya con el pescado de la cena de ese día.

Y es que la vida es como un helado: Si te la comes se acaba, y sino también.

!VAMOS A COMERNOS LA VIDA!

DCIM100GOPRO

————————————————

¿TE HA GUSTADO? PUES PATEALO AL EXTERIOR :)

 

 


2 comentarios

Un cuento de ayer y hoy

Érase una vez un navegante llamado Colón que sin querer llegó a las tierras que ahora son latinoamerica. Enviado por la Reina Isabel la Católica y respaldado por el Vaticano, quien otorgaba a la corona toda tierra nueva descubierta, los españoles la liaron parda.

Hala que vamos!

Hala que vamos!

Llegaron imponiéndose por la fuerza, cortando las cabezas de todo aquel que se ponía por delante. ¡Pobres indígenas! Ellos pensando que por fin había llegado su Dios, ese gigante de tez blanca, barba cerrada, cuerpo de hombre y piernas de caballo. Sin dudarlo se rindieron a sus pies, y sin dudarlo también el Dios conquistador español a caballo los quitó uno a uno de su camino (efecto risa maléfica y truenos)

JAJAJAJAJAJ

JAJAJAJAJAJ

Pronto, aprovechando la spanish picaresca, pensaron que era una estupidez matarlos sin más. Estos indios iban engalanados con piedras preciosas y oro. -¿de dónde lo sacarán? – se preguntaban. Poco tardaron en descubrir el poderío mineral de aquellas tierras y látigo, para qué te quiero, pusieron a trabajar a toda esa gente en taparrabos en beneficio propio.¿ Qué importaba que pasaran jornadas de 18 horas picando en las minas? ¿Que morían a los pocos años de trabajo esclavo? ¡uy! Da igual, hay mucho indio vago de donde echar mano. ¿que se rebelan?

Spanish picaresca: como llevaban un tiempo ya por allí, aprendieron su lenguaje y su cultura religiosa y les aterrorizaron creando un cóctel con las doctrinas cristianas amenazándoles con demonios que vendrían a por ellos si no trabajaban más rápido y dioses buenos que no les protegerían si se rebelaban. Ahora vas y lo cascas indio…

Y pensaban que éramos buenos...

Y pensaban que éramos buenos…

Pero no con todos interesaba portarse mal de buenas a primeras. Con algunos grupos indígenas se aliaron para vencer a otros grupos más fuertes y luego les traicionaron o peor aún, para unos que no querían degollar, los mataban de viruela.

¡Menudas piezas estaban hechos los españolitos! Oro, lujuria, soberbia, calles enteras de plata, iglesias engalanadas de oro que proliferaban como champiñones,  fiestas que duraban días y semanas a todo lujo, despilfarro de dinero como el que tiene mucho, tanto que está ciego y no ve que todo tiene un fin. Y éste no tardó en llegar. Las minas se fueron vaciando igual que los platos y las mesas de los colonos, que aunque comieran una vez al día unos granos de arroz, con perro, gato o rata, seguían vistiendo sus mejores galas, por supuesto antes muerto que sencillo.

Y he aquí algo gracioso de verdad: todo ese oro y riquezas que salían de las americas no hacía más que pasar por España, ni un centimín se quedaba en ella, pues era tan ENORME su deuda con el resto de Europa, que ni con todo el saqueo a las nuevas colonias, ni con los altos impuestos con que se exprimia tanto al pueblo español como a los nuevos súbditos de la corona, bastaba para pagar el gasto del despliegue de tanta conquista a los banqueros europeos que habían prestado el dinero…

Se dice que gracias a todo el oro que cruzaba el Atlántico,  Europa pudo invertir en tecnología industrial pasando así a la edad moderna.

Pero el cuento no acaba aquí. No contentos con haber exterminado, explotado y evangelizado a los nativos, decidieron probar la fertilidad de sus suelos. Nuevamente la liaron parda. Colón pensó:

-¡tate! Si la caña de azucar crece en las Islas Canarias, el clima de las islas del Caribe se asemeja al del archipiélago español….¡voy a ver qué pasa!

Y pasó que sí creció, creció demasiado bien. Pasó que los cañaverales fueron ganando terreno aquí y allá, crecían en el Caribe,  Colombia,  Perú,  en todas partes los monocultivos eran los dueños de vastos latifundios en los que una vez más se forzaba a trabajar a los jornaleros locales por un plato de agua sucia sin importar lo más mínimo sus derechos como personas.

eraseA

Llegaron industrias holandesas, inglesas para refinar el azúcar y convertirlo en la nueva y codiciada moneda blanca. Tan preciada era que hasta en los joyeros de las damas de la alta sociedad, había una bolsita que contenía azucar blanco. La planta de la caña de azúcar es muy agresiva y castiga mucho el suelo asi que poco a poco se acabó con la fertilidad de las tierras previamente cultivadas con la sabia agricultura indígena sin importar un rábano que cada vez quedara menos tierra para cultivar las verduras y hortalizas con que alimentar a todo el pueblo, y así llegaron las hambrunas.

Asi que sí, mucho azúcar, mucho café, mucho cacao, pero poca comida, trato desigual por parte de la corona entre los españoles de la península ibérica y los españoles de las colonias. Cada vez más aranceles e impuestos que pagar dieron lugar a la oleada de revueltas independentistas siendo el primer grito de independencia en Bolivia. Jugarretas de la vida, luego fue el último de los países en conseguirla.

Se van a enterar estos spanish

Se van a enterar estos spanish

¡Y qué merecido lo tuvieron!

Nos creímos grandes, aunque las colonias españolas fueran una ilusión desde el principio manejadas por mercaderes y banqueros británicos y holandeses. Nos hicimos pequeños y ahora lo único que nos importa conquistar es el mundial de fútbol.

Señores de las altas esferas, después de perder todo lo conseguido a fuerza de machete por no haber sabido gestionar tantísima belleza cultural y natural, de regalar a todos los buitres del mundo las riquezas provenientes de tantas minas de oro y tierras fértiles, de tener un gasto excesivo en manutención de la corona y su infinito séquito y de conseguir el descontento de todo su pueblo, queda claro que no hemos avanzado nada, nada, NADA.

Seguimos bajándonos los pantalones ante Europa, financiando bancos y políticos ineptos, manteniendo una familia real, algo que se mira con estupefacción desde las repúblicas latinoamericas que supieron en su día huir de esta forma de poder arcaico. Se sigue engañando al pueblo cada vez más descontento y cabreado por no ver dónde van a parar sus elevados impuestos…

Si la historia es un claro espejo que refleja lo que pasa en la actualidad, creo que ya va siendo hora de abrir los ojos y mirarnos en él.

Y colorín colorado, este cuento NO ha acabado.

—————————————–

¿TE HA GUSTADO? PUES NO TE DIGO MÁS… :)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 335 seguidores